Repensar Guernica

A finales de los ochenta, recién aterrizado en Madrid para estudiar periodismo, la familia que me acogió entonces me insistió, picando mi curiosidad, en que lo primero que tenía que ver en la capital de España era el Guernica de Pablo Picasso.
El cuadro estaba entonces expuesto en el Casón del Buen Retiro, un edificio anexo al Museo del Prado. Si no recuerdo mal, ya no estaba vigilado por un agente de la guardia civil apostado con una ametralladora en pie delante de una mampara blindada que protegía el cuadro de posibles vándalos.
Es una imagen icónica, la del guardia y la mampara, que se entrecruza con los recuerdos de aquel momento. La mampara aún estaba, eso es verdad. Mi bagaje de pensamiento político y mis conocimientos de historia eran por entonces más bien escasos, así que no voy a mentir tirándome aquí el pego de decir que salí impresionado tras ver la obra del pintor malagueño.
No. Al contrario, la sensación que recuerdo es de cierta indiferencia, propia de mi ignorancia y de mi falta de sensibilidad ante lo que estaba contemplando.

Video introductorio del proyecto Repensar Guernica.

Con el paso de los años, conforme fui conociendo el origen y destino de la pintura y conforme me interesaba con más detalle por la historia contemporánea de España, aprendí a comprender el verdadero significado y alcance de esta obra maestra de la historia del arte.
Ahora el cuadro, pintado en defensa de la Segunda República, está expuesto en el Museo de Arte Reina Sofía —otro de los lugares que me gustaba visitar de tanto en tanto— y su carga simbólica de entonces, reiniciada la democracia en España, se ajusta ahora más a su contexto histórico, sin que por ello se rebaje un ápice su potencia para denunciar las atrocidades del fascismo.
El Reina Sofía ha reunido en los últimos años más de dos mil documentos acerca de la gestación y la historia del cuadro y los ha digitalizado para su contemplación online en un grado de detalle impresionante.
Toda esta información está disponible ahora en el sitio web Repensar Guernica, un titulo que invita a reflexionar y a proponer, a emocionarse y a asumir como algo propio esta genialidad de un artista tan español como universal.

Borges, la inteligencia y la poesía

En 1967, en el transcurso de una entrevista, Jorge Luis Borges, hablando de la actividad literaria de T.S. Eliot como crítico y poeta, dijo lo siguiente:

intelligence has little to do with poetry. Poetry springs from something deeper; it’s beyond intelligence. It may not even be linked with wisdom. It’s a thing of its own; it has a nature of its own. Undefinable.»
______________
la inteligencia tiene poco que ver con la poesía. La poesía procede de algo más profundo; está más allá de la inteligencia. No siempre está relacionada con la sabiduría. Es una cosa en sí misma; tiene su propia naturaleza. Indefinible.»

La entrevista fue realizada en un despacho de la Biblioteca Nacional, en Buenos Aires, de cuyas paredes colgaban reproducciones de algunos grabados de Piranesi. Quizá alguno de ellos fuera el que encabeza esta entrada, titulado «El puente levadizo», un instrumento ideal para la biblioteca infinita y gozosa del autor argentino.

Fuente: Paris Review – The Art of Fiction No. 39, Jorge Luis Borges.

Imagen de una isla desierta

El eco de un naufragio

Siempre había soñado tumbarme al sol en una playa desierta, bajo el latir de los cocoteros.
He descubierto las zonas de sombra de mi sueño.
Ahora paseo por la orilla, entre la brisa y la sombra.
Libre, solitario y en paz.

Antes de introducir el mensaje en la botella, lo miró unos segundos y añadió:

P.S: No vengan a buscarme.

Image of New York City harbour and skyline at night

Desde Brooklyn

Punteando la orilla
una negra red de ramas
enreda las burdas lámparas cobrizas.
El cielo se diluye en un sol púrpura.
Manhattan, más allá del río, parece flotar—
pálidos jardines de fuego—
Invisible, a través de la niebla,
se abalanza sobre mí
Un huracán de rostros.


Evelyn Scott. Precipitaciones, 1920.
La traducción al español es mía.
Gracias a la Academia de Poetas Americanos.


From Brooklyn

Along the shore
A black net of branches
Tangles the pulpy yellow lamps.
The shell-colored sky is lustrous with the fading sun.
Across the river Manhattan floats—
Dim gardens of fire—
And rushing invisible toward me through the fog,
A hurricane of faces.


Evelyn Scott. Precipitations, 1920.
Translation to spanish is mine.
Thanks to Academy of American Poets.