Jean Genet, mendigo en Cádiz

Imagen de Juan Genet en Cádiz
Díptico de la exposición

Las noticias de hoy recuerdan que el poeta Jean Genet nació hace cien años. Un año, este del centenario, que está siendo tan maldito como su figura: Su biografía no es ejemplar, pero su obra está considerada una de las mejores de las letras francesas del siglo pasado.

En Diario de un ladrón, Genet describe parte de la España más sórdida de los años treinta. Escribe como el medigo y prostituto que fue la crónica de los marginados de la sociedad con los que convivió en Barcelona y en otros lugares del país, entre ellos Cádiz.

El gaditano Café de Levante organizó en 1996 una exposición de fotografías titulada “Jean Genet, mendigo en Cádiz” y una lectura de sus poemas a cargo de Jesús Fernández Palacios.

En el díptico (cuya portada reproduzco) que anunciaba la muestra, Fernández Palacios escribía acerca del poeta:

“Cuando recorría estas tierras aún no había cumplido 24 años. Era un sagitario aventurero -como Lucky Luciano y Jimi Hendrix-, que conoció los reformatorios desde temprana edad, y llegaba a los pies del continente después de haber descendido a los infiernos. “El suelo te hará tropezar”, como dice en un verso propio como síntesis del argumento de su vida.

La impresión que Jean Genet tuvo de la ciudad de Cádiz está narrada en Diario de un Ladrón:

“San Fernando está junto al mar. Decidí ir a Cádiz, construida en medio del agua, pero unida al continente por un espigón muy largo. Cuando emprendí el camino, era por la tarde. Tenía ante mí las altas pirámides de sal de las salinas de San Fernando, y más lejos, en el mar, con la silueta recortada por el sol poniente, una ciudad de cúpulas y minaretes: en la extrema tierra occidental tenía repentinamente la síntesis del Oriente. Por primera vez en mi vida desdeñaba a un ser por las cosas. Me olvidé de Stilitano”.

Pero existe poca información sobre su estancia en Cádiz. Está mucho más documentada su vida en Barcelona, que ha narrado con brillantez el escritor Juan Goytisolo. No he leído Genet en el Raval, que publicó el año pasado, pero sí este extenso reportaje escrito por Goytisolo con motivo del 60 aniversario de la publicación de Diario de un ladrón.

Cuenta Goytisolo sobre Genet cuarenta años después de aquel vagabundeo español:

“Por estas fechas, ya no es el delincuente en el que soñaba ser cuarenta años antes sino el escritor voluntariamente marginal que busca primero en las Panteras Negras y luego en los fedayín la causa que le aleje de una Francia y una Europa de las que se ha distanciado para siempre.”

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s