De noticias y olvidos

Voy a excluir de este texto a los medios de comunicación que sólo tienen interés por ganar dinero. Voy a excluir también a aquellos que carecen de rigor para abordar la realidad en la que vivimos. ¿Nos queda alguno más? Pienso que sí, aunque un lector más escéptico puede refutar mi afirmación.

¿Como se podría conseguir que estos medios que cumplen con su función de informar no dejasen en el olvido a aquellos -países, grupos, personas- que necesitan de su influencia para superar los conflictos en los que estan inmersos?

Y, sobre todo, ¿cómo atraer el interés de los ciudadanos hacia estos conflictos? ¿es una cuestión de educación? ¿de solidaridad?

No deberían interesarnos solo las noticias de aquello que nos afecta personalmente; aunque sólo sea por humanidad. ¿Quién nos niega que cualquier día nos veamos despojados de todo, como tantos miles de japoneses estos días, y ningún medio de comunicación del mundo nos preste la más mínima atención?

Anuncios

4 comentarios en “De noticias y olvidos

  1. Haces unos planteamientos muy interesantes, pero me temo que no hay certezas, sino incertidumbres, en las posibles respuestas que puedan darse a tus preguntas. Por ejemplo, dudo de que la influencia de los medios que cumplen con su función informativa sea suficiente para resolver ningún conflicto. Ni siquiera que contribuya a resolverlo. El que la información llegue limpia y libremente a la opinión pública no garantiza nada, salvo que se estaría bien informado y, consecuentemente, en disposición de emitir juicios ponderados. ¿Pero hasta qué punto puede determinar eso la deriva de un conflicto? Creo que, en líneas generales, el interés del público hacia los conflictos olvidados, incluso hacia cualquier conflicto, varía en función del impacto emocional que cause (Japón, por ejemplo), del dramatismo puntual de un hecho concreto, de sus protagonistas y la magnitud de sus acciones (las revueltas en el mundo árabe, por ejemplo), pero creo que muy pocas veces por lo que los periodistas llamamos “el interés informativo”, seguramente porque a menudo confundimos nuestro interés con el que se le supone al público. Saludos.

    Me gusta

    • No tengo ninguna certeza, Guillermo. A nivel local funciona porque los temas afectan a electores y elegidos, por eso pienso que a nivel internacional la influencia de las noticias depende de que haya suficiente masa crítica como para influir en las decisiones de voto de cada país, y eso es mucho más difícil, sobre todo cuando no interesa el conflicto. Saludos.

      Me gusta

  2. todo un dilema, Santi, muy interesante. Da coraje presenciar este espectáculo de noticias, la voracidad de quien manda ahora en el rollazo mediático, ¿con qué criterio se asigna ahora a un tema la categoría de mediático? Creo que los medios andan desquiciaos, con el “problema” añadido de internet, el caralibro, etc, se vuelven locos con cualquier pamplina fugaz. Sin mirar más allá. como bien dices. Un abrazooo

    Me gusta

    • Supongo que la clave está en la falta de interés del público por esos asuntos, lo que lleva a los medios a desentenderse. La pescadilla que se muerde la cola.
      Creo que hace años los medios inducían en cierto modo el interés de la audiencia hacia estos asuntos, lo que justificaba a su vez la cobertura. Ahora ocurre al revés. Saludos.

      Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s