El viejo París del fotógrafo Eugene Atget

Considerado un maestro de la fotografía de todos los tiempos, Eugene Atget, vecino de Montpartnasse, sobrevivió vendiendo sus fotos a arquitectos, comerciantes y artistas. Se dice, no se hasta que punto es cierto, que la única paga que recibió de la administración fue por retratar a las prostitutas parisinas. Quien sabe.

Gracias a su trabajo aún es posible contemplar cómo era la ciudad en 1900, el viejo París que a lo largo del siglo XX se encumbraría como un mito de la literatura, las artes y, de paso, del turismo de masas.

No es de extrañar que Berenice Abbott la fotógrafa que conservó parte la memoria de Nueva York, comprara una gran cantidad de sus negativos.

El escritor Antonio Muñoz Molina le dedicó un estupendo artículo,“Un complice de Proust”, en el que definía aquel retrato de calles adoquinadas y paisajes grises como la crónica de un Paris secreto y nebuloso.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s