Querido anonimato

El debate sobre el anonimato en internet empieza a sonar antiguo. Nadie va a discutir que una persona que se siente amenazada opine o se exprese libremente desde el anonimato. Y más aún en países en los que el derecho a la libertad de expresión está anulado por el poder.
Claro que a nadie le gusta que, cubierto por el anonimato y amparado por este derecho, haya quien se dedique a insultar sin ningun tipo de escrúpulo ni cortapisa. Y son bastantes los periodistas y políticos que se quejan en las redes sociales de estos comportamientos antisociales.

Lo que me parece absolutamente maravilloso es que, cuando ya hay opinadores que largan sin la más mínima vergüenza sin tener que ocultar su identidad -y ejemplos hay unos cuantos que me ahorro citar aunque son de sobra conocidos-, los anónimos  no se atrevan a dar un paso adelante y mostrarse abiertamente en público.

Si necesitan suavizar su discurso, les sugiero el catálogo de insultos del capitán Haddock que recopiló en su día El pito doble, de donde procede la imagen que ilustra este post. Salud.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s