Terry Jones: cuentos nada cursilocuentes

El escritor galés Terry Jones es un maravilloso autor de cuentos para niños, de relatos nada cursilocuentes desde luego, que reflejan con fantasía desbordante los miedos y las ilusiones de la mente infantil.

Tiene historias divertidas, como “El rey atolondrado”, que da título a la recopilación publicada en España por Juventud con las originales ilustraciones de Michael Foreman.

Otras de miedo, como “El manzano de los monstruos”, capaz de probar el valor de un niño, o “La intrépida Irene”, cuya valentía revela que tras el miedo a veces no hay más que ignorancia o inocencia.

Los hay con lección encerrada -aunque sin moralinas añadidas- como “La mariposa cantarina”, acerca del talento -y de triste final-, o “El armarito de cristal” sobre el terrible destino de la ambición desmedida.

Uno de mis favoritos, “Tim O’Leary” es una elegía de la amistad envuelta en una mágica y traicionera búsqueda de un tesoro. Y, sobre todos ellos, es insuperable “Las tres gotas de lluvia”, el cuento más breve que leí nunca: en sólo 17 líneas describe crudamente el carácter efímero de la existencia.

Muchas noches, cuando he contado estos cuentos a mis hijos, creí que Terry Jones los había escrito pensando más en los padres que en los niños. Pero, seamos sinceros, nuestros hijos son a veces más sabios que nosotros y merece la pena volver a aprender con ellos valores que con el paso de los años dejamos olvidados en el viejo cajón de un  libro de cuentos.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s