Un laberinto erótico en Mogador

La literatura como viaje hacia el interior de los propios deseos y los de la mujer amada, el exotismo de la vieja ciudad de Essaouira, el descubrimiento de jardines imaginarios, la erótica distancia de los cuerpos en medio del laberinto, la representación con palabras del tacto, el olor, el sabor de una piel.

El rechazo de las prisas, el abandono de la impaciencia, la batalla contra la ansiedad -enemiga del amor-, el placer lento y pausado de las olas que humedecen un recodo atlántico de la costa de Marruecos, la fruta que nace y crece más allá de los límites del desierto.

Esto encontramos en Los jardines secretos de Mogador, ella también.

Y un aviso para quienes hayan leído Las mil y una noches: no esperen descubrir en estas páginas la sumisión de una odalisca: en este harén manda ella y su único habitante, su único acompañante, es él.

Sólo un escritor que conozca o haya tenido cierto contacto o cierta cercanía a la cultura del desierto podría escribir un libro así. Supongo que así es Alberto Ruy Sánchez, escritor de México, otro país famoso por sus desiertos.

El video que enlazo a continuación trata sobre  los cinco libros sobre el deseo que ha escrito Ruy Sánchez, entre los que está el que les acabo de comentar.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s