Tambores en una isla

Algunas tardes J. se asoma a la orilla, se sienta junto a las chabolas de los pescadores y mira de frente al viento helado que viene del norte, el presagio inevitable de lo que está por venir. Algunas tardes suenan los tambores, pero no se sabe muy bien si es el sonido de un anuncio, la música de una bienvenida o la simple distracción de un grupo de jóvenes de la isla.

Junto a la orilla hay numerosas barcas que, en la bajamar, reposan, en apariencia enteras, sobre el fango. Cuando sube la marea se advierte su verdadera naturaleza de artefactos hundidos bajo la superficie del mar, poco profundo en el arenal ya desaparecido, un cementerio semisubmarino de chalupas. Entre sus esqueletos se pasea en paz el espíritu de Valery, siempre presente y salitroso, más allá de cualquier época y de cualquier geografía.

Aún conserva en la retina las fotografías de aquella exposición de Lou Reed, imágenes de un embarcadero de madera a esa hora crepuscular en la que el aire parece una combinacion de los matices químicos del cobalto, al otro lado del mar, en otra orilla solitaria como ésta, captadas quizá bajo el influjo hechicero de otros tambores.

Imagen de la playa de La Casería
Ruinas junto al mar
©Santiago Pérez

En ocasiones se sienta en las ruinas de un parque que hay en medio del grupo de chabolas. El piso tiene grietas de tamaño respetable. Parte está derrumbado sobre el fango, convertido en un pequeño rompeolas. Se conserva aún casi toda la verja oxidada del mirador, una gran palmera de escasa altura pero vigorosa y dos bancos de forja testigos de un tiempo más venturoso. El pequeño y coqueto parque es un oasis en el tiempo; en medio de su tristeza desvencijada y quieta todavía es capaz de hacernos evocar sus días de esplendor infantil y risas de verano, también de besos furtivos al caer el sol, tras los muros de una vieja caseta de pescadores.

Hay veces en las que J. siente estar en la escena final de una película, que éste sitio es el último. Intuye la última etapa de la decadencia de un hermoso lugar. Y aunque nunca fue suyo, ni lo es ahora, siente el dolor de su pérdida. De haber sido desde siempre habitante de la isla, quizá ese dolor se habría trocado en rabia, en indignación, en melancolía o en cinismo, vete a saber.

Ya el sol se ha escondido tras el horizonte y un aroma a ese hachich, el que Montecristo compartía con sus jóvenes amigos, impregna el ambiente, ahora iluminado por los faros de automóviles que van y vienen en busca del encuentro con la noche. Los tambores siguen sonando sin interrupción. Ni que anunciaran un sacrificio ritual. Toca marcharse. Hasta la próxima tarde que le derrote la soledad.

Anuncios

5 comentarios en “Tambores en una isla

      • translator, Google especially, makes a serious error. What’s in a situation where you do not have the faintest idea about the language, even the basics is difficult to translate, and even to understand. And that’s it. To be able to communicate. But I will try. Have a nice day, Ann

        Me gusta

        • Sorry, I’m agree with you, the translators are usually very bad. Nevertheless I’ve never thought the possibility to write in english, but I could try to communicate some ideas in this lenguage. Of course, my name is Santiago. Have a nice day, 4youu.

          Me gusta

        • Thank You will be writing in English! Nice to meet You, Santiago. My name is Ann. I write from Poland. I am also not writing my blog in english. I am being taught this language. Reading what you write and writing to you is a great opportunity to learn. And above all, I have an opportunity to meet a man with a passion! Have a nice day You, too. Ann.

          Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s