El valor incalculable de la novela

Leo en un periódico a un autor decir que la novela está sobrevalorada. Leo solo el titular, pues estoy en la oficina y tengo otras cosas que hacer. Llego a casa y trato de encontrar el enlace a la noticia leída por la mañana, sin éxito, para saber las razones que sustentan ese titular.

Pienso en la poesía, en su incalculable valor artístico y en el insignificante precio que tienen los libros de poemas. ¿Hay algún poeta que viva de manera directa de su poesía? Pocos. Los menos. Por siete euros o diez o doce euros, lo que cuesta un cubata en algunos bares nocturnos, compras un libro de poesía. Y lo lees en un plis plas. A veces, como los relojes de arena, sus granitos se quedan quietos en el fondo del cristal; otras veces, revolotean hasta elevarse como un siroco que no te deja en paz, palabras que arañan, palabras que manchan como la tinta de la etiquetas despintadas por la humedad.

Imagen de lectura
Gafas de lectura
La imagen es de dominio público

Pienso en la poesía y dudo si no será verdad que la novela está sobrevalorada. Depende. Las mejores y más grandes novelas suelen ser las más baratas de precio, ciñéndome a la faceta crematística. En este aspecto en particular, sí veo muchas novedades sobrevaloradas. Casi siempre evito gastarme los cuartos en una novedad editorial, depende de quién me la haya recomendado, o del instinto, o del nivel de la mala leche del día que me paso por la librería, cada vez menos. Regreso a la compra de libros por catálogo -antes, en papel, hoy en internet-; más cómodo, más rapido, más barato, libros de papel, no libros electrónicos. Para leer necesito ir en burro, disfrutando el paisaje, es decir, apartarme en un lugar silencioso y sin distracciones,  no en un ferrari ruidoso y lleno de botoncitos que te avisan que si el correo, que si el fb, que si el pajarito, que si las fotos; el burro de todo la vida es lo mejor para disfrutar el paisaje; sí, leo en burro, ¿algún problema?

A lo que iba, no me atrevería a decir que la novela está sobrevalorada; no me considero un gran lector, aunque sí elijo mucho a mis amistades: no soy capaz de leer cualquiera, si no me gusta, lo dejo. Tengo el deseo oculto de arrojar alguna vez un libro detestable contra la pared,  pero no vivo sólo y no puedo hacerlo. Y creo que las buenas novelas tienen un valor incalculable. Por poner un solo ejemplo, El coronel no tiene quien le escriba.

A partir de aquí, díganme novelas que tengan para ustedes un valor incalculable; seguramente gracias a ellas hay tantas que están sobrevaloradas.

Anuncios

7 comentarios en “El valor incalculable de la novela

  1. En mi vida tuvo un gran impacto la novela En el camino, de Jack Kerouac, que nada tiene que ver con la sencilla y serena perfección de El viejo y el mar de Hemingway (a la que seguro volveré). Hay tantos títulos de tan diferente valor en función de la regla con que los midas, y todos fundamentales.

    Me gusta

  2. Bueno, para novelas preferidas eso depende mucho del idioma en el que lees, siempre hay mas que una entre las preferidas. Digamos, en frances: Diderot, Jacques el Fatalista porque me parece autentico y porque no tiene edad. Pero hay muchas otras.

    Me gusta

  3. mmmm….veamos cuáles recuerdo ahora…”El amor en los tiempos del cólera”, G.G.Marquez. “Naná”, Zola. “Crimen y castigo”, Dostoievsky, “Memorias del subsuelo”, Dostoievsky. “La maravillosa vida breve de Öscar Wao” de Junot Díaz, “La vida ante sí”, Romain Gary. “Querido Miguel”, Natalia Ginzburg. “El túnel”, Sabato. “Las noches de las mil y una noches”, Naguib Mahfuz. “A sangre fría”, T.Capote. “Pedro páramo”, Juan Rulfo….tengo más, ¿sigo?
    La novela no está sobrevalorada en absoluto, a mi manera de ver. Un abrazo.

    Me gusta

  4. Totalmente de acuerdo contigo, Santiago.
    Quien quita valor a la novela, resta importancia a la escritura.
    Sólo quienes amamos la escritura sabemos lo que cuesta escribir cada día, aunque sea en ese espacio tan pequeño y personal que es un blog. Y el esfuerzo que hacemos aquí no es nada comparado, con la creación del universo literario de una novela.

    Me gusta

  5. Santiago, me interesa mucho el contenido de tu blog. Gracias por compartirlo. En cuanto al valor incalculable de la novela, a bote pronto se me ocurre Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenar, El amor en los tiempos del cólera de G.García Márquez… pero afortunadamente es muy difícil dar a los libros un valor “incalculable” objetivo. Un abrazo.

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s