La poesía anónima de José Emilio Pacheco

El poeta mexicano José Emilio Pacheco cumple hoy 74 años. Es uno de mis escritores predilectos. En su libro Los trabajos del mar dejó clara cuál era su concepción de la poesía, ideas que comparto. Esta es su parte esencial (que reproduzco sin permiso del editor ni del autor; espero que me perdonen):

“Extraño mundo el nuestro: cada día le interesan más los poetas; la poesía, cada vez menos. El poeta dejó de ser la voz de su tribu, aquel que habla por quienes no hablan. Se ha vuelto nada más otro entertainer. Sus borracheras, sus fornicaciones, su historia clínica, sus alianzas o pleitos con los demás payasos del circo, trapecistas o domadores de elefantes, tienen asegurado el amplio público a quien ya no le hace falta leer poemas.

Sigo pensando que es otra cosa la poesía: una forma de amor que sólo existe en silencio, en un pacto secreto entre dos personas, de dos desconocidos casi siempre. Acasó leyó usted que Juan Ramón Jiménez pensó hace medio siglo en editar una revista. Iba a llamarse Anonimato. Publicaría textos, no firmas, y se haría con poemas, no con poetas.

Yo quisiera, como el maestro español, que la poesía fuese anónima ya que es colectiva (a eso tienden estos versos y estas versiones). Posiblemente usted me dará la razón. Usted que va a leerme y que no me conoce. No nos veremos nunca, pero somos amigos. Si le llegan a gustar mis versos, qué más da que sean míos, de otros o de nadie. En realidad, los poemas que va a leer son de usted: Usted, su autor, que los inventa al leerlos”.

Este texto aparece en la solapa (y en el interior) de la primera edición española (Cátedra, 1983) de Los trabajos del mar.

Anuncios

14 comentarios en “La poesía anónima de José Emilio Pacheco

  1. Excelente poética.Es una opinión que aparece a menudo en foros de poesía anónima.Cambiaría mucho el panorama poético, habría muchas y muy agradables sorpresas. Es una apuesta segura, ¿alguien se atreverá a dar el primer paso?

    Me gusta

    • Vistos los años que han pasado no creo que Pacheco lo dijera en sentido literal, Inaxio, o, al menos, no cumplió lo del anonimato, pero reconoció, y ese es su valor, entonces y ahora, que el poema tiene dos caras como la hoja de un árbol y que el autor sólo conoce una de ellas; la otra la imagina el lector y puede ser tan diferente como número de lectores de acerquen a cada poema. Esa es la maravilla de esta poética común y compartida, en mi opinión. Saludos.

      Me gusta

  2. Pues tiene muy buena pinta. Haré por buscarlo (encontrarlo). No lo conocía (hay tantas cosas que desconozco). Gracias por el descubrimiento.

    PD. Me he permitido enlazar tu blog…

    Me gusta

  3. Recuerdo perfectamente ese volumen en la biblioteca de mis padres. Escalofrío. Y me sumo al pensamiento del Poeta: más poesía y menos biografía. ¡Cuánto daño nos han podido hacer Verlaine y sus malditos! Con la música de un cierto tipo, sucede lo mismo: es un trabajo perennemente en construcción que quien escucha debe completar para volverlo suyo. Es obvio que el creador está ahí pero es la Obra lo que importa. El resto es farándula. Un saludo.

    Me gusta

        • Cierto. Por añadir un detalle más, la agente literaria Carmen Balcells dijo cierto día a uno de sus escritores -no recuerdo a cuál, la verdad- que al menos uno de sus lectores debía estar satisfecho de lo que escribía, él mismo. Pero como bien dices, no tiene sentido escribir sólo para uno. Saludos.

          Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s