Los espectáculos ambulantes

¿Cuántas veces hemos preguntado a los niños con ánimo de broma por el género de la palabra foca? ¿Y cuantas veces han secundado la broma contestando que es el foco? Tanto ellos como nosotros sabemos que el foco en tanto que animal no existe, la foca es indistintamente masculina y femenina, pero aceptamos cómplices el juego de las ilusiones.

Esto no es más que una cuestión formal del lenguaje, pero deriva hacia instrumento de la fantasía, que no es sino la aceptación de nuestra tendencia al pensamiento mágico, la forma en la que el inconsciente se reconoce en su origen primitivo.

Cuando la realidad se nos hace incomprensible, buscamos refugio o sentido en las explicaciones mágicas, incluso a sabiendas de que son un autoengaño. Algo, por otra parte, necesario para seguir viviendo sin volvernos majaras del todo.

Los niños, que apenas han comenzado a aprender sobre lo que les rodea, son más propensos a recrear un universo fantástico y a jugar en él, la imaginación se libera y surge la creatividad más sorprendente; aún recuerdo el día en el que uno de mis hijos, cuando tenía seis años, me dijo que le gustaría que las palomitas crecieran en los árboles.

El aprendizaje y la experiencia nos lleva a embridar la fantasía, pero es imposible agostarla, siempre está ahí, en nuestra mente, como un rescoldo genético o un atavismo tatuado en la piel. Creo que ésta es  una de las razones por las que nos gustan las bellas artes, la música, la poesía o la literatura. Disfrutamos al contemplarlas y al crearlas.

Y bueno, en ese universo de ilusiones tambien viven nuestros miedos y temores, y todo ello termina reflejado en el arte, en los libros.

Pero hubo una época, no tan lejana, en el que las ilusiones estaban bajo la carpa de un circo y en espectáculos ambulantes de supuestos seres extraordinarios, descubrimientos asombrosos y objetos increíbles.

Un día de 1888 (aproximadamente), los habitantes de Londres se encontraron a la vuelta de la esquina con el anuncio de la exhibición de la “maravilla del mundo”, “un desafío a las leyes de la naturaleza”,  “el hombre rana”, para más señas de nombre Jack y traído de América, por aquellos años aún tierra ignota para muchos.

Imagen del cartel de un exhibición del hombre rana en 1888
Cartel de un exhibición del hombre rana en 1888
Fuente: Europeana

El espectáculo anunciaba tambien la presencia de sirenas capturadas por un tal capitán Doyle en las latitudes del norte e imágenes de  “monstruosidades americanas”. Dos siglos después miramos el cartel con cierta condescendencia y ternura. A seis peniques la entrada. La sirena va de segundo plato, de lo que se deduce que ya estaba muy vista en las carpas de la época. Lo nuevo tenía forma de hombre rana como en otro momento lo sería la mujer barbuda.

Imagino la curiosidad  de esas mujeres y hombres que hubieran leído el cuento de los hermanos Grimm, ese en el que un sapo se convierte en un hermoso príncipe tras un besito de la joven princesa, convirtiendo una fantasía húmeda y lamosa en una verdad cálida y humana, un sueño hecho realidad.

Franz Kafka, que en aquel 1888 de hace dos siglos apenas tenía tres añitos de edad, escribió algunos relatos breves relacionados con el circo y si llegó a ver exhibiciones ambulantes como ésta, encontró pistas más que sugerentes para crear su insecto universal.

Gabriel García Márquez fue más allá al elevar a las más altas cotas de lo onírico, fantástico y surreal el último descubrimiento científico llegado de Oriente en la caravana de Melquíades: el hielo. Desde entonces sabemos que la magia también está en los objetos más comunes, detrás de las puertas o, como pensaba Kafka, bajo la cama.

(Nota del autor: Me gustaría dedicar este post a Sarah Guyard-Guillot -y a todos sus compañeros del Circo del Sol-, por haberse jugado su vida haciéndonos soñar en cada espectáculo).

Anuncios

2 comentarios en “Los espectáculos ambulantes

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s