La vida escrita por Perec

En el preámbulo de La vida instrucciones de uso Georges Perec escribió:

(…) podemos estar mirando una pieza de un puzzle tres días seguidos y creer que lo sabemos todo sobre su configuración y su color, sin haber progresado lo más mínimo: sólo cuenta la posibilidad de relacionar ésta pieza con otras (…).

Esta cita -en puridad, el preámbulo completo- es el mejor prisma para enfrentarse a la lectura de ésta ¿novela? de agumento mínimo (se cuenta en medio folio) y multitud de historias disparatadas o fascinantes, de objetos surrealistas y prosaicos, de seres tan reales como la imaginación de quién los creó.

Pieces of a puzzle
Pieces of a puzzle (Photo credit: Wikipedia)

Perec empleó casi diez años de su vida en escribirla.  Tal y como yo la veo, desde sus primeras páginas es una descripción de la paz conquistada, construida y trabajada a partir del momento en el que finalizó la Segunda Guerra Mundial y Francia, París, fue liberada para convertirse en lo que siempre fue, una ciudad singularmente bella.

La paz, tan poética cuando se expresa como un anhelo, es prosaica cuando es una realidad palpable y entonces su esencia se manifiesta en los pequeños detalles, en los objetos cotidianos, en las cosas que enlazan con los recuerdos personales, en los relatos familiares, las anécdotas entre amigos, la mera supervivencia.  No son más que piezas del puzzle de la vida, la materia principal que la constituye, del mismo modo que forman ésta obra de arte.

Otra cuestión llamativa es el comportamiento del protagonista central, Imagen de La vida instrucciones de usoPercival Bartlebooth, que pasa los años de la guerra alejado de las principales zonas de batalla pintando marinas a la acuarela que tras acabar el conflicto irá destruyendo una a una; excepto 61, pues su muerte le impide cumplir con éste propósito. Perec no explica por qué ese afán destructivo, pero desde luego se podría pensar que Percival quisiera resaltar con ello la inutilidad de cualquier obra de arte.

Pese a la evidencia, me gusta pensar que el propósito del autor fue el contrario. Percival va quedándose ciego poco a poco. A medida que pierde la vista, sigue en su empeño sin caer en la cuenta de que no podrá cumplir con su plan preconcebido, parte de su arte le sobrevivirá, otros podrán verlo, evaluarlo, gustarlo o aborrecerlo.

Es curiosa, por ello, la elección de la cita con la que el autor encabeza su obra. Son las palabras que el verdugo al servicio de Feofar Khan dice a Miguel Strogoff antes de ser cegado según la costumbre tártara: “Abre bien los ojos, mira”, una invitación a contemplar por última vez todo lo bello que hay en el mundo antes de hundirse en la oscuridad.

Anuncios

2 comentarios en “La vida escrita por Perec

  1. No me lo ha publicado antes. No conozco el libro, pero lo voy a buscar apenas salga a la calle. Es una invitación a la lectura que no se puede rehusar.

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s