Hundirse con dignidad

La siguiente conversación tuvo lugar en 1893 entre el capitán del vapor irlandés “Margaret” y el poeta William B. Yeats:

— Señor -dice el capitán-, ¿ha oído usted hablar alguna vez de la plegaria de los capitanes de barco?
— No -contesta Yeats- ¿Cuál es?
— Es “Oh Señor, dame poner al mal tiempo buena cara”
— ¿Y eso qué significa?
— Significa que cuando alguna noche me vienen a despertar y me dicen: “Capitán, nos estamos hundiendo”, yo no haga el ridículo. Vaya, señor, estábamos en medio del Atlántico, y yo estaba de pie en el puente, cuando me viene el tercero de a bordo con pinta de estarse muriendo. Dice: “Capitán, todo ha terminado para nosotros”. Digo yo: “No sabía usted cuando se enroló que cada año se hunde un cierto porcentaje?” “Sí, señor” dice él; y digo yo: “¿Y no se le paga a usted por que se hunda?” “Sí, señor”, dice él; y digo yo: “¡Pues húndase usted entonces como un hombre, y váyase al infierno!”.

Está recogida en en libro El crepúsculo celta de William B. Yeats.

Anuncios

7 comentarios en “Hundirse con dignidad

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s