SONRIE SIEMPRE

Un día le pregunté a un compañero de trabajo por qué siempre estaba tan alegre, siempre con una sonrisa en la boca, a pesar de las circunstancias. Me contestó que si sus seres queridos lo veían sonreir, se sentirían felices al verle feliz, y que si sus enemigos lo veían sonreir se sentirían fatal por verle feliz puesto que a estos últimos les gustaría verle amargado y triste. Me dió una lección como pocas personas lo han hecho desde que estoy en este mundo. Este poema va de eso, de sonrisas.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s