O carcoma

O también se le podría dar el nombre de “Carcoma”, más postmoderno y con cierto aire de malditismo. Envidia suena más a bolero, a colorín vintage, a tirarse los trastos a la cabeza públicamente. La carcoma es más íntima, más secreta, pero igual de desvastadora.

No recuerdo ahora mismo grandes envidias literarias, aunque supongo que habrán existido a o largo de la historia de la literatura.

Anuncios

13 comentarios en “O carcoma

  1. Lo reconozco: hay dos cosas que envidio con locura. A saber: vocabulario y memoria. Sufro como una condenada a la horca cuando me quedo paralizada frente al teclado buscando la palabra que tengo atragantada en algún sitio y que no sale, no sale, no sale y creo enloquecer. Sí, yo muero de envidia de la riqueza de vocabulario de algunos. Y muero de envidia por la buena memoria de otros, porque olvido todo lo leído como si jamás hubiese pasado a través de mis ojos y llegado a mi cerebro. Y no hay nada que pueda hacer al respecto. Es una tortura china.

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s