El entusiasmo se marchita

El escritor Pedro Sorela recupera en su blog la entrevista que hizo en 1992 a Seamus Heaney. Me gustó ésta pregunta y la respuesta (al final tienen el enlace a la entrevista completa):

P. ¿Era usted tan valiente antes? Ahora puede hacer lo que le dé la gana.

R. El valor no sirve ante la página en blanco. El poeta sobrevive -si sobrevive- en medio del pánico. Durante un tiempo le puede satisfacer lo que ha hecho, pero luego el entusiasmo se marchita. Cuando le dieron el Nobel a Isaac Bashevis Singer le preguntaron si estaba sorprendido. Contestó: “Claro que estaba sorprendido. Pero ¿cuánto tiempo puede usted permanecer sorprendido?” (Risas) Creo que los escritores son así: se sorprenden un rato, pero ¿cuánto tiempo? Luego tienen que comenzar de nuevo… Estoy de acuerdo con usted: me ha sorprendido el grado de atención que se me ha dado, pero tengo mis dudas. El complejo de impostor es habitual entre los escritores. Si son honestos. Y aquellos que uno respeta más son aquellos que eluden la atención excesiva. Los amigos son muy importantes para mantener un sentido de las proporciones, y, como digo, la primera acústica es muy importante.

Pedro Sorela: “Mejor no ser escuchado mucho”.

Anuncios

4 comentarios en “El entusiasmo se marchita

  1. Debe ser difícil soportar la adulación continua derivada del éxito, da igual temprano que maduro. Gran enemigo es nuestro ego cuando se vuelve superlativo. ¡Con lo bien que se vive sentado a la orilla de un lago, dejando pasar la tarde mientras las libélulas zumban a nuestro alrededor y, de vez en cuando, traspasar nuestras sensaciones a un papel que luego, si acaso, será leído! Y ya, al volver, abrir una botella de vino y contar las hazañas de los unicornios soñados a tus amigos de siempre.

    Me gusta

    • Totalmente de acuerdo. En sus memorias, Wole Soyinka explica que calculó que la concesión del Nobel le impediría escribir durante un año y al final fueron casi cuatro sin poder hacerlo, sin poder retirarse a su espacio de paz y sin poder compartir el tiempo con los amigos.

      Me gusta

  2. La fama y el éxito son malos consejeros. Atraen malas compañías, otorgan a sus poseedores cierto poder y el poder corrompe. Nada mejor que compartir el tiempo con familia y amigos, los que están con nosotros cuando estamos mal y se divierten junto a nosotros cuando nos visita la alegría.

    Me gusta

    • Exito y niebla deberían ser sinónimos en el diccionario. La niebla es uno de los peores enemigos de la navegación, si no el peor. Te impide ver con claridad y puedes terminar estrellándote y yéndote a pique. Comparto tu opinión, Fidel.

      Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s