Atasco de tráfico

A veces se atasca el blog, ¡qué le vamos a hacer! Y si por tí fuera dirías, va, venga, no pasa nada, hay cientos de millones de blogs, nadie va a echar en falta el tuyo. Porque no escribas un día o no publiques una fotografía, o no rescates un poema del pabellón de reposo o no resaltes una cita de un autor requetearchifamoso nadie se va a rasgar las vestiduras, y es cierto, ya sabemos que nadie hay imprescindible.

En estos casos se produce un atasco de tráfico, el flujo normal de los pensamientos blogueros se quedan en stand by. En mi caso, periodista de profesión, acostumbrado a que haya noticias todos los días, si no cuelgo algo en el blog me invade una sensación de traición a los lectores y cierta ansiedad. Puede que sea deformación profesional, una conducta residual de cuando trabajaba para la Agencia EFE, a tanto la pieza. El día que no había nada que contar no ganaba un duro. Puede.

En mi actual etapa laboral ando un tanto solitario, de modo que, aparte de la convivencia con mi familia, el blog y las redes sociales son mi principal contacto interactivo con el mundo exterior. Por eso me apetece más ahora que en otras etapas atender el blog y por eso hay días en los que publico hasta tres y cuatro entradas.

Imagen de un dinosaurio construido con piezas de lego
Un dinosaurio construido con piezas de lego.
La imagen es de dominio público.

Esta mañana, para esperar el tren de vuelta a casa tras unas gestiones burocráticas, me llevé conmigo dos pequeños libros de relatos de Juan Rulfo y Augusto Monterroso. Cuando encendí la computadora y me ví en blanco para escribir nada pensé en su famoso relato que, visto desde esta perspectiva quedaría más o menos así: “Cuando encendió el ordenador, el blog todavía estaba allí”.

Anuncios

10 comentarios en “Atasco de tráfico

  1. Te confieso que hace un par de horas, cuando salía de casa para correr, he pensado: ¡Joder, hoy Santiago no ha subido ninguna entrada!
    Será que yo también ando algo solitario en mi actual etapa laboral (por llamarla de alguna manera), esperando, no un tren de vuelta a casa, sino de salida/huida.

    Me gusta

  2. A mí me ocurre algo parecido. Pero a veces escribir un post me requiere varias horas de trabajo, y si me queda denso y largo tengo la sensación de que colgar otro al día siguiente puede ser abusar de la confianza de quienes suelen visitarme, así que prefiero dejar algún día de descanso entre uno y otro. Aunque esa es la teoría, porque basta leer o escuchar algo para que se me encienda la mecha y volver al ataque, jaja…
    Tus posts siempre son bienvenidos. Saludos!

    Me gusta

    • Son días excepcionales. Escribo uno, a lo sumo dos entradas. Las demás son entradas reblogueadas o enlaces a otras publicaciones de blogs, medios digitales, twitter, facebook. También hay días de escribir con las tripas, claro, pero son excepcionales.

      Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s