Un lápiz de siete lenguas

Trabajo de primer curso de la carrera de periodismo: entrevistar a un periodista. Localizar a un periodista en Madrid no tiene que ser difícil. De hecho, vive uno en la puerta de enfrente del mismo piso. Decepción. Es más, decepción premonitoria de un futuro gris. Sí, el vecino es periodista, pero una lesión en la pierna lo ha dejado cojo y le impide moverse ágilmente por la ciudad. Ahora se encarga del crucigrama diario. Está depresivo. No le apetece hablar de periodismo. Dice adiós amablemente. Hasta siempre. El séptimo piso de un bloque residencial de Entrevías, en Vallecas, convertido en Oráculo de Delfos y en él, la advertencia de un camino equivocado. Pero aquel día no estaba Apolo para contarlo.

A veces es difícil encontrar una palabra que necesitamos cuando escribimos. Respecto a la vida real, eso tiene la ventaja de aplazar el descubrimiento. En cambio, cuando hablamos o nos comunicamos con alguien debemos encontrar la palabra con la mayor brevedad posible. Eso tiene su dificultad. En el trato directo es más probable el equívoco, la confusión y el malentendido, con todo lo bueno y malo que conlleva. Los equívocos, las confusiones y los malentendidos son muchas veces el aire que da aliento a los relatos, de modo que las palabras juegan un doble papel, uno previo en la realidad y otro posterior, cuando tratamos de imaginar una secuencia literaria.

Imagen de palabras
Tengo esa palabra en la punta de los dedos

Me gustaría tener un lapiz de siete lenguas, un instrumento tan fantástico como las famosas botas de aquel personaje infantil, para que nunca se me quedara una palabra en la punta de la ídem. También para eso leo.

Anuncios

15 comentarios en “Un lápiz de siete lenguas

  1. Una verdad como un templo. Yo me doy cuenta con horror, que me estoy volviendo disfuncional en español. Cada vez escribo peor y me cuesta más trabajo. Diré más: las cosas que escribo (por ejemplo en comentarios) no siempre corresponden del todo a mis intenciones. Si he llegado a ser borde en esta casa, doy mi palabra que nunca ha sido con ese afán.

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s