Evasión y derrota

Días como estos son propensos para rescatar a alguien de la sala de urgencias del ambulatorio o del hospital. En tiempos de paz, el rescatado es la viva imagen de la derrota. A veces, la sala de urgencias está en el botiquín de casa, pero la imagen del fracaso es la misma, aunque en este caso no vista un traje de noche arrugado y manchado.

No sé si la prensa ha hecho alguna vez la cuenta del tanto por ciento de la población que en fechas tan señaladas como ésta se coge una cogorza con estilo y contundencia. Da igual. No deja de ser llamativo esa consanguineidad entre la diversión y la evasión alcohólica o drogadicta. El día después del día después seguro que más de uno defenderá el periodismo objetivo y la literatura realista, por citar dos de las muchas posibilidades de defensa de un estatus de seriedad. ¿Será la resaca mera cuestión de penitencia? Gente tan respetable, por Dios. Si no es más que el Rubicón de todos los años, pensarán y no lo dirán. La batalla anual contra el Senado de nosotros mismos. El tirano siempre gana, claro. De ahí quizás ese afán de evasión total. Sólo unas horitas más, por favor.

Imagen de niños mirando los títeres
El atractivo de los títeres
Fotografía de Adolph B. Rice sin restricciones conocidas de derechos de autor.
Digitalizada por The Library of Virginia (EEUU)

La palabra wordy suena como muy moderna en inglés. La traducción al castellano es verboso: Abundante y copioso de palabras. La leo en un blog que se precia de no ser wordy y que lo expresa todo en imágenes. Me encantan las imágenes, las fotografías, sobre todo sin son antiguas. Pero hay cosas que no se pueden expresar visualmente. No se puede tampoco razonar de éste modo. Si alguna imagen tiene el pensamiento abstracto, si es que la tiene, es el de una anárquica red de conceptos difuminados a la espera de concreción. Fiarlo todo a la vista es como dar por perdido de antemano la capacidad de raciocinio. Vanagloriarse de ello es, además, pretencioso. De otro extremo pienso lo mismo. Esconderse de las palabras o de las imágenes no deja de ser otro modo de evasión. Otra forma de derrota.

A propósito de escondites, en este caso victoriosos y fructíferos: no hay mejor escondite que el del titiritero: una mentira a la vista, un engaño, un artificio, el andamio sobre el que se construye cualquier forma de arte.

Anuncios

6 comentarios en “Evasión y derrota

  1. Interesante. Escritores utilizando imágenes deberían pensarlo dos veces. Por otro lado, no te parece que expresar una opinión tan absolutamente negativa sobre escritura podría afectar la creatividad o en la percepción de un espacio a salvo para aprendizaje?. Lo más probable es que la escritura muera sola, si es el tipo de escritor que necesita cantidad de lectores y aprobación. Si es una escritura que nace por la necesidad de expresión, seguirá existiendo, aunque nadie la lea y a casi nadie le guste. Saludos, V

    Me gusta

  2. Reivindico nuestro derecho al fracaso y la derrota, a la frustración y el reconocimiento no-angustiosa de nuestros más humanos límites. Que la mentira nos siga rescatando de tanta terrible verdad, de este mundo, a veces maravilloso y a veces monstruoso que se combina para nosotros como una obra de Shakespeare que no alcanzo a comprender del todo. Y festejo la lucidez de este texto tan maravilloso que nos entregas hoy, Santiago.

    Me gusta

    • Me alegro que te guste, Maia.
      He usado el fracaso, la derrota, como un símil de la resaca, la consecuencia de intentar alcanzar un sueño placentero a través de sustancias químicas.
      Luego enlacé con el asunto de las palabras y las imágenes y apunté esta reflexión acerca del rechazo absoluto de cualquiera de los dos como una forma de esconder los límites de expresión. Una forma de esconderse que me parece un fracaso. En sentido más amplio, si hablamos de exploración de algo desconocido, coincido contigo. Como decía Beckett, hay que fracasar más veces y fracasar mejor.
      El último párrafo es la descripción sucinta del papel de cualquier artista.
      Saludos.

      Me gusta

  3. Me quedo con la reflexión -que me llevo con tu permiso a la cama, en el más cándido sentido de la expresión. Y la fotografía… (sin palabras, por seguir tu hilo). Dos formas distintas en este caso de no evadirse, texto e imagen. Aparte, resulta interesante, porque ya hablamos de blog con autonomía cierta, independientemente de otras formas conocidas de expresión (“wordy blogs”). El calado de esta herramienta nuestra es bastante profundo -¿la segunda revolución cultural, tras la invención e impulso de la imprenta? ¿La introducción del pensamiento y la creatividad “durmientes” -no me gusta la comparación con una célula terrorista pero es lo que tengo a estas horas más a mano- en el mundo de la publicación, con independencia de las élites económicas editoriales? Gracias por entradas como ésta, que vienen muy bien a la comunidad bloguera -y pensante. Un abrazo.

    Me gusta

    • El blog podría ser un nuevo género, podría ser una nueva forma de samizdat y podría ser nada. No me planteo en serio qué puede ser. Hay quien lo usa como su único vehículo de publicación y quien lo usa sólo para promocionar lo que ha publicado la editorial.
      A mí me sirve para experimentar, me sirve de ejercicio y me sirve para contactar con otra gente que escribe y con la que no lo haría si no existieran los blogs. Saludos.

      Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s