Lector con pipa

Leer el libro adecuado en el momento adecuado es una rara coincidencia. Estas obras quedan de un modo u otro grabadas en la memoria y su enseñanza se irá revelando a lo largo de los días, como esas semillas que quedan enterradas, latentes bajo tierra, hasta que una mañana soleada, asoma plena la vida, tras haber estado oculta en un mundo subterráneo y nutricio.

El lector, tras acabar el libro, asimila poco a poco lo que ha leído hasta que llega el momento en el que lo aprendido sale a la luz con palabras o con acciones.

El escritor experimenta un mecanismo parecido, quizá no tan inconsciente, cuando trabaja en silencio y en soledad, escribe, descarta, completa, pule, padece la incertidumbre y, a menudo, el rechazo. Su labor está ahí como una semilla, bajo tierra, a la espera de germinar en el momento adecuado.

Ahora entiendo por qué Manuel Rivas compara la tarea del escritor con la del labrador, por qué dice que ambos comparten algunos secretos. Me queda saber por qué ambos son supervivientes. Quizá valga la explicación que nos ofrece el autor gallego cuando escribe que “para el escritor y el labrador, al cabo, la vida consiste en tener un cacho de tierra donde poder cavar por lo menos dos metros de melancolía”.

Imagen de lector con pipa

Fotografía: Un lector fuma con pipa a bordo del vapor, a la vista del faro de la isla de Gabo, en el trayecto entre Melbourne y Sidney. La fotografía está digitalizada por el Museo Marítimo Nacional de Australia.

Anuncios

5 comentarios en “Lector con pipa

  1. Reflexivo e iluminador como siempre, Santiago.
    Ah: impresionado siempre, muy gratamente, por este blog, y como el compañero Salvela (http://salvela.wordpress.com/) me nominó para VBA, yo también te incluí en mi nominación. Espero no haberme excedido con ello. Aquí está todo: http://wp.me/p3rilc-ae (perdona la dimensión pero no quería dejarme nada atrás). Un abrazo, y enhorabuena, como siempre, por el blog!

    Me gusta

    • Muchas gracias por la nominación y por tus amables parabras, Félix. Me disculparás -eso espero- que me quede en nominado y no cumpla con la demanda. Hace tiempo decidí no secundar este tipo de cadenas, pues me resultan muy incómodas.

      Respecto a esa tendencia de la que hablas en el post, Felix Romeo escribió acerca de los escritores de su generación -los que nacimos en torno a 1968- una hermosa idea: “Hemos comprobado que la existencia de otros trabajando en nuestro mismo terreno no es perjudicial sino fantástica: es muy bueno viajar acompañado”.
      Sigamos. pues. Saludos.

      Me gusta

  2. “Leer el libro adecuado en el momento adecuado es una rara coincidencia” En esa primera frase se engloba uno de los misterios y de las sorpresas que encierra el leer un libro que llega a nuestras manos justo cuando lo necesitamos. Me gusta la foto, al igual que tu reflexión que queda plantada en mi cual semilla. Abrazo

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s