Ese vago recuerdo

Sé que estuve en esa calle, pero no recuerdo en qué ciudad. Acompañado, pero no sé por quien. O tal vez sólo, yo y mi botella, ya vacía, descargada la nube, líquida tormenta en mi sangre, alterados los polos magnéticos de mi cuerpo. No hay brújula que acierte dónde está el norte en estas circunstancias: el corazón desarbolado no te lleva a ninguna parte. Pero sé que estuve allí. ¿Se reían de mí? No recuerdo. No importa, entonces tampoco. Tantas veces ya que da lo mismo.

Cuando la mera visión de los objetos duele como un arañazo en la piel, embotar los sentidos en un puerto oscuro, silencio amniótico, en el que protegerse. Y entonces da igual todo. Embotarlos con hachich, con maria, con alcohol, con pastillas, con jaco, lo que haya, lo más barato, hasta descolocar la aguja magnética, cada día más resistente a tus engaños, más astuta.

Imagen de una calle de noche
La imagen ha sido puesta en el dominio público por Public Domain Pictures

A esa edad Cormac McCarthy aún no había escrito The Sunset Limited. Sólo te enseñaban una versión de la historia, la versión de Dios y toda la sociedad que la respalda y dice que la pone en práctica. Quizá hubo un White y no le escuchaste. ¿Dónde esconderse cuando todo duele? ¿Y por qué duele todo cuando no debería? Y nadie para responder a esas preguntas. Siento no haberme sumado entonces a quien se rebeló. Por caminos diferentes hemos llegado al mismo montón de mierda.

Sí, estuve en esa calle. Y sólo a ratos me arrepiento.

Anuncios

5 comentarios en “Ese vago recuerdo

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s