Formas de ver el día

La realidad, la realidad. Pues allí también estaba la realidad. No hay diferencia entre estar sólo en tu cuarto a estar sólo en medio de una marea humana. Enciendes el ordenador y casi todo lo que ves lleva anuncios. Igual que en la calle, llena de luminosos apagados a la espera de resucitar cuando caiga el sol. Y de gente. Porque te pasas por el feisbuk y no me digas que allí no hay gente.

Imagen de una calle de Japón
Una calle de Japón.
La imagen ha sido puesta en el dominio publico por Jason Goh

La realidad. ¿Tú me vas a enseñar lo que es la realidad?, ¿Tú, que no sabes cuánto amor cabe en el corazón de un hombre porque nunca leíste  Los Miserables? ¿Tú, que nunca te emocionaste con el abrazo de un niño agradecido a su padre? ¿Tú, que ignoras la potencia superviviente de una mujer porque nunca entendiste el siglo de soledad de Ursula? ¿Tú, que nunca sentiste en la cara el estertor de la muerte de un ser querido? ¿Tú, que pasas las horas con la desesperación diaria de ver cómo se te acaba el tiempo?

¿Has sentido acaso, tú, el temblor mineral de la tierra, del agua, del cielo, en el General espejo que dibujó Neruda? ¿Has probado, tú, tal vez, el sabor de tu propia sangre protegido por los algodones de tu cuna? ¿Has hablado alguna vez con ese hombre que se encoge de frío en medio de la calle por la que pasas todos los días? ¿O con ese adicto que se escurre cada minuto por el desagüe de esta realidad que tanto te afanas en sostener? ¿De verdad te crees inocente de cuanto te rodea?

La realidad es muy simple, muy sencilla, la resumió Samuel Beckett en apenas una frase, y todo ese montón de ideas falsas con las que pretendes aleccionar a quienes no quieren saber nada de tí,  no te salvará de ella: “Dan a luz a caballo sobre una tumba, el día brilla por un instante y, después, de nuevo la noche”. Así que tú verás lo que haces.

Dicho lo cual, se perdió en la barahúnda de aquella calle japonesa y me dejó sólo en mitad de mi realidad, rota en mil pedazos como el cristal de una ventana por la que acaba de entrar el primer ventarrón del día. Pero yo no me dí cuenta.

Anuncios

10 comentarios en “Formas de ver el día

  1. ¡Qué poderío! 😉

    Me encanta. El ritmo, la música… todo… hasta la imagen que viene a mi cabeza. Y todos esos libros y todas esas realidades…

    Un abrazo

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s