Invita a imaginar

Mirando un cuadro así es inevitable preguntarse si el autor, en este caso el pintor estadounidense George Bellows, tenía memoria fotográfica o qué. Porque una cosa es hacer una foto en una milésima de segundo y captarlo todo y luego reproducirlo en el cuadro y, otra bien distinta, ponerse a pintar al natural y acordarte de todo lo que ven tus ojos en un instante.

Si no hay fotografía previa, se superponen en la obra imágenes de días distintos, días que poco varían unos de otros en la dinámica de una ciudad.

Vemos en el cuadro que hay no menos de treinta personas, casi una docena de vehículos, un puñado de edificios, el tranvía a la izquierda, los caballos, un barrendero de blanco inmaculado, un cartero o agente de policía o funcionario uniformado haciendo indicaciones con el brazo en paralelo al suelo.

Los caracteres no están definidos salvo en rasgos generales: el modo de vestir, esas ropas negras y sombreros de copa y bombines en los hombres, vestidos de largas faldas y amplio vuelo en la mujeres, también tocadas con sombreros de calle. Casi no se ven las caras, salvo una o dos excepciones un tanto difusas.

Imagen de New Yory por George Bellows
New York, 1911 de George Bellows

Todo es efímero y dinámico y cotidiano, sólo hay unas pocas cosas seguras: los altos edificios con sus carteles publicitarios, árboles mimetizados en las orillas, personas anónimas y animales que se mueven, la nieve que ha caído dejando las calles blancas pese a un cielo sombrío y amenazante, los colores oscuros de los hombres, el colorido de la ropa femenina. Dos claros brillantes de luz.

De una fotografía en alta definición nos asombraría la calidad del detalle aunque nos dejara escaso margen para la evocación. De una obra de arte como ésta nos fascina la imprecisión, el ambiente nebuloso que invita a imaginar cada mínima historia que hay tras sus colores.

Anuncios

4 comentarios en “Invita a imaginar

    • Gracias Ozkar. Hay un dato que no advertí al escribir esto: en 1911 la fotografía y el cine eran en blanco y negro, de modo que los colores de la época solo era posible transmitirlos a través de otras artes, como la pintura. Salud.

      Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s