Ajuste de cuentas

Hace ya algún tiempo que no oigo a ningún escritor hablando en los medios diciendo que su novela tal o cual es un ajuste de cuentas con su pasado. Pero no hace tanto tiempo se solían leer este tipo de afirmaciones que me hacen imaginar a los enemigos del susodicho buscando entre líneas aguijones verbales y palabras envenenadas.

Para hacer un ajuste de cuentas en una obra literaria hay que tener cierta voluntad de venganza, pero no deja de ser un artificio inerme. A no ser que haga como en su día August Strindberg en Banderas negras, una novela en la que caricaturizaba de manera tan diáfana a sus coetáneos compañeros de profesión, que eran reconocibles por la mayoría de los lectores. Esto le valió su eterna enemistad, aunque le importaría un blitum (1).

Imagen de ajedrez
La imagen ha sido cedida al dominio público por David Mark

Es posible que el odio pueda tener suficiente fuerza como para sostener una obra literaria. Es el anverso del amor, que sí la tiene, su lado oscuro. Y todo el mundo es libre de escoger los mimbres con los que escribe o pinta, o hace cine o esculpe.

Sin embargo, escribir desde el odio ha de ser una continua incomodidad: hay que ponerse frente a la arcilla o el papel con la sangre encendida y las mejillas rubicundas y martillear el teclado hasta que salten las es y las os y las tes y las dobles uve.

Y el efecto ha de ser parecido al de tirar piedras al agua, está el instante de la onda, espectacular, hipnótico, y luego, el vacío, la disolución y la piedra hundida en el fondo del mar. Es, en todo caso, una elección.

Sin embargo, me interesa y, hasta cierto punto, me preocupa, todo lo que se vierte en la obra de manera inconsciente y que es herencia de una educación o unas ideas inculcadas en la infancia o en la juventud o en la madurez. Tal vez  ya no esté de acuerdo con ellas pero aparecen involuntariamente como algo que  ha impregnado el carácter, verbigracia la política y la religión.

Mi voluntad es limar ese cuerpo extraño -en la medida en que lo sea-, como una vieja pintura agrietada que aún se adhiere a la madera, hasta dejar al descubierto la superficie que hay debajo. Eso es un arduo ajuste de cuentas con uno mismo.

(1) Según el DRAE:
 bledo.
 (Del lat. blitum).
 1. m. Planta anual de la familia de las Quenopodiáceas, de tallos rastreros, de unos tres decímetros de largo, hojas triangulares de color verde oscuro y flores rojas, muy pequeñas y en racimos axilares.
 2. m. Cosa insignificante, de poco o ningún valor. Dársele, o no dársele a alguien un bledo. Importarle, o no importarle a alguien un bledo. No valer un bledo.
Anuncios

2 comentarios en “Ajuste de cuentas

  1. No debería ser un simple impulso. Los ajustes de cuentas son procesos íntimos que deben nacer desde quien necesita tener un ajuste de cuentas. Poner el motor en marcha siguiendo las órdenes de los que crearon la necesidad del ajuste de cuentas sería inefectivo y artificial.

    Hay quienes son incapaces de vivir con resentimiento, quizás ése es el ajuste de cuentas, porque ése tipo de gente lo ha visto todo y a nivel personal les importa un bledo la maldad, porque ya no es lo personal lo que buscan, es la experiencia sin límites para encontrar las propias (y de los otros) limitaciones y posibilidades.

    La creatividad de éste tipo de gente no surge en la descalificación o el insulto, la mofa y el desprecio, nace de un espacio más bien positivo, el interior, propio, que puede ser el ajuste de cuentas. El amor y la bondad, no son necesariamente buenos sentimientos. Quizás son los peores.

    Todos tenemos un ajuste de cuentas, y no sé que buscamos.¿ Ser efectivos con lectores o ser efectivos con nuestra propia historia? ¿Buscar el efecto o buscar el afecto (o no buscarlo)?.

    Yo como muchos otros (que poseen evidente talento) intento escribir mi ajuste desde hace medio año y no pensaba colgarlo, pero tu entrada de hoy realmente me ha motivado, como siempre lo hace tu escritura, precisa, incisiva, bellísima sin un ápice de sentimentalismo de las que importan todo lo contrario de un bledo.

    Mmm.. sigo pensando. Ajuste de cuentas, si es en lo personal ¿valdrá la pena?. La otra posibilidad es ducharse, respirar aire fresco y seguir el camino, que a fin de cuentas no le pertenece a nadie.

    Gracias, Santiago, como siempre diste justo en el clavo.

    V

    Le gusta a 1 persona

    • Solo puedo hablar de mis intenciones y eso siempre es subjetivo. Y a lo mejor mis pretensiones son un tanto utópicas, sobre todo porque los personajes literarios pueden ocupar todo el espectro humano, desde lo peor a lo mejor. Ajustar cuentas con alguien caricaturizándolo como personaje como hizo Strindberg tal vez sea necesario pero no por resentimiento, sino por su utilidad social.
      A lo que me refería con el ajuste de cuentas a mí mismo es a intentar que el conjunto de una obra no ofrezca una imagen o una idea general con la que no estoy de acuerdo. Los personajes terminarán reflejandolo de un modo u otro y está bien que así sea porque te permite una amplia paleta de colores a la hora de caracterizar. El problema es el conjunto, el total: imagínate una trama en la que la dináminca de los hechos, por ejemplo, te hiciera contar una historia en la que el lector sacara la conclusión de que se está defendiendo el racismo 😦 A eso me refiero con el ajuste de cuentas personal, pero con un matiz, que es el que me preocupa, la exposición de ideas adquiridas que se han metabolizado de tal manera en tu forma de pensar que terminas exponiéndolas sin darte cuenta aunque, si te paras a razonarlo, ya no estás de acuerdo con ello (y puede que tengan una amplia aceptación social). Valdría para un personaje, pero no para el conjunto, en mi opinión.
      Muy enriquecedor tu comentario. Gracias, Vivianne.

      Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s