La naturaleza de las mareas

En la entrada de la biblioteca que frecuento suelen colocar una pequeña estantería con ruedas que parece un mueble bar de libros. Sobrantes de algún expurgo y también títulos donados por vecinos de la ciudad pero que ya existen en el catálogo. Si te interesa alguno puedes llevártelo en propiedad sin que suenen las alarmas del arco de seguridad que hay en la puerta. Un regalo inesperado.

Quizá por vivir en un puerto de mar, los días que la estantería portátil tiene libros suelen ser manuales técnicos de materias relativas a la navegación marítima o la pesca. Junto a ellos siempre hay novelas con los cantos oscurecidos por el polvo o morenos de haber tomado demasiado el sol.

Hay que agradecer a sus propietarios que los donen a la biblioteca. Tienen la opción de venderlos al peso a las librerías de segunda mano y no lo hacen. Incluso podrían tirarlos a la basura sin mayores miramientos.

Imagen del libro Cumbres borrascosas

Durante la visita más reciente que hice me encontré con éste ejemplar de Cumbres borrascosas de Emily Brontë que, cosa curiosa, días atrás me había recomendado leer la escritora Maia Losch.

Fue publicado en 1969 por la editorial del Círculo de Lectores, un club de venta de libros a domicilio. Está impreso en papel de calidad con cubiertas de tapa dura y sobrecubiertas de plástico.

Se conserva bastante bien a pesar de la edad, aunque ¿cuál es la edad de un libro? ¿Se mantienen en mejores condiciones los más antiguos o los más modernos? Al respecto se podría hacer una analogía con la literatura en general.

Imagen de Emily Brontë
Retrato de Emily Brontë realizado por su hermano Branwell

Cumbres borrascosas fue la única novela de Emily Brontë, una escritora británica que nunca pudo ver publicado un libro con su nombre para vergüenza de la sociedad de la época, que no admitía como algo natural que hubiera mujeres escritoras.

Pero la escritura tiene la naturaleza de las mareas, es algo que no se le puede impedir a nadie, y Brontë lo publicó con seudónimo, como hizo su hermana Charlotte, autora de Jane Eyre, y como lo hicieron las dos al alimón con una tercera hermana, Anne, al publicar sus poemas, firmados por Currer, Ellis y Acton Bell.

Por cierto, al salir de la biblioteca sonó la alarma antirrobo mientras pasaba tan pancho por el arco de seguridad. Cuando el guardia cogió el ejemplar de Cumbres Borrascosas me lo devolvió con un escueto «éste no» antes de comprobar fehacientemente que los otros libros que llevaba en préstamo salían de la casa sin hacer ruido.

Anuncios

6 comentarios en “La naturaleza de las mareas

  1. Me parece muy interesante cuanto expones: Respecto a la donación de libros a la biblioteca…¡genial!, porque si no van directos al reciclaje de basuras. En cuanto a Cumbres borrascosas yo también te lo recomiendo. Cuando lo tuve en mis manos era una jovencita universitaria y te puedo decir que lo devoré. Unos años después volví a recrearme en su lectura.

    Y respecto a su autora ¡qué decir! Mujeres que tenían que firmar con pseudónimos, que tenían que vestirse de hombres, mujeres que cedían los resultados de sus estudios e investigaciones a sus consortes, mujeres quemadas por brujas… Y no hace tanto, en la época en que Emily Brönte escribió la novela y unos cuantos años después -demasiados siempre- para abrir una mujer casada una cuenta en un banco para cobrar su nómina necesitaba el permiso de su marido.

    Gracias y buen fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

  2. A mí nunca me han admitido libros de donación en las bibliotecas de mi ciudad, así que los he vendido (pocos porque tampoco los quieren en las ferias de libros de ocasión) los he regalado, los he llevado a los institutos donde he trabajado o simplemente los he dejado en un banco del parque. se trataba de libros que o tenía repetidos o en mejor edición y traducción (recuerdo un “Doktor Faustus” de Thomas Mann, mi novela preferida de este autor, que dejé en el parque para alegría, espero, de alguien) o libros que no consideraba interesantes o simplemente ni había leído (best sellers de regalo) Nunca habría abandonado “Cumbres Borrascosas”
    Pero se trata de una muy buena edición física del libro…, lo cual me parece aún peor. ciertos libros, me refiero al soporte físico de encuadernación y papel, envejecen bien, otros están casi ilegibles por el amarilleamiento y la fragilidad del papel, y el desvíamiento de la tinta, a los pocos años.
    “Cumbres Borrascosas está en mis ya lejanos inicios de iniciación a la literatura, tengo la suerte de haberla leído antes de haber visto cualquier versión en película…, pero yo siempre he sido más de “Jane Eyre” 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Yo nunca he donado a la biblioteca municipal, pero si a la asociación de vecinos que tengo cerca de casa.
    Los reciben con los brazos abiertos y le dan buen uso dentro y fuera, porque también hacen prestamos.
    feliz fin de semana

    Le gusta a 1 persona

  4. ¿Y adivina qué estoy leyendo yo ahora? La noche del oráculo, que me recomendaste tú. Va muy bien, por cierto. Me está gustando mucho.
    Un saludo
    P.D: (¿escritora Maia Losch? Qué raro que suena…)

    Le gusta a 1 persona

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s