La soledad es una isla

Isla: oasis en medio del desierto, penal y torre de marfil, expectativa de salvación, dinámica de interiores, territorio finito y desolado de la propia humanidad, perfil de playa del paraíso, balcón de roca desafiante de la mar, compañera.

Robinson, Alexander Selkirk, puso su pie en una con la idea de sobrevivir y regresar a las comodidades del mundo. Los Selkirk de hoy están deseando dejar las comodidades del mundo para esconderse, al menos un mes al año, en una isla desierta de uso privado. Gran negocio para quien lo supo ver primero.

Imagen de Drangey island
Drangey island (Islandia) / Fotografía de Howard Ignatius (Licencia Creative commons)

Brendan y sus monjes navegantes pusieron pie en una isla dormida que, al encender fuego, se despertó y les obligó a huir por las rutas marítimas del norte. No se puede acampar a lomos de una ballena. Brendan inventó el crucero con fines religiosos. Cualquier día de estos alguien lo descubrirá.

Isla: Según el DRAE, porción de tierra rodeada de agua por todas partes, pero también espacio urbano delimitado por calles. Yo añadiría: cada una de las personas a-isla-das que caminan por ellas.

Anuncios

8 comentarios en “La soledad es una isla

  1. Buenisimo. Incluso islas dentro de grupos familiares, islas en compañía…¡qué triste! pero a la vez que necesario es a-isla-rse.
    Que tengas buena semana
    besos

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s