Tablas

Imagen de las tablas de un teatro
Foto: Brefoto (CC BY-NC-ND 2.0)

Otra vez no vamos a tiempo. El ensayo se retrasa. ¿Dónde está Samuel? ¿No le dijiste que llegara puntual? A la vista está que no te ha hecho caso. No importa, empezamos sin él, siempre empezamos sin él. Atentos, música, estoooo, bueno, sin música por ahora. Vamos, vamos, que se hace tarde. ¿Dónde carajo está el buen samaritano? ¿Samaritana? Y quien le ha dicho que vaya a ser ella. ¿Que la protagonista tampoco ha venido? ¿Con Samuel? No quiero historias en el trabajo, quiero calientes las tablas, no las sábanas. A ver, atentos todos, empezamos. ¡Esa luz, joder! ¡La madre que te parió! ¿No te he dicho que quiero una penumbra suave, como si estuviera avanzada la tarde?. Así, bájala más, así, así, despacito, suave, ya está, me gusta ese tono de coñac lustroso. A ver si esta vez puede ser. Tú entras por la derecha, sí, eres la única persona que pasa por la calle en ese momento, lo ves a él, ahí en el suelo, delante del plato vacío, ¿ves el plato vacío? Que es la primera vez que lo haces ya lo sé, preciosa, seguro que te sale a la perfección. Sí, seguro que sí, pero solo esta vez, amor, solo ésta vez. Mañana será otro día.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s