Enseñar a leer

Nada me gustaría más que encontrar la fórmula infalible con la que inculcar el amor por la lectura a las personas a las que quiero. Llevo toda la vida probando distintos métodos, a veces con éxito, otras no tanto. Y no me desanimo, sigo intentándolo.

El mejor sistema que he encontrado es el ejemplo, así que leo como un presidiario que no tuviera más cosas que hacer que estar tumbado en el catre con un libro entre las manos.

Hay un paso previo siempre, olvidado en algún lugar lejano de la infancia, cuando un maestro o una maestra nos enseñó los fundamentos, el abecedario, juntar unas sílabas con otras, reconocerlas en los libros. Es lo primero, siempre. La lectura viene después y uno se aferra a ello o prefiere otras cosas por las más diversas razones.

Imagen de leer
Foto: Guillermo (CC BY-NC-ND 2.0)

Hace unos días, una maestra ya jubilada, Mayti Zea (@_mayti) me pidió a través de twitter — esa red en la que todos nos vemos las caras muchos sin conocernos de nada—  que escribiera cómo aprendí a leer. Me gustaría agradecerle públicamente aquí: Gracias, Mayti, la invitación y su afán por mantener abierto un blog que es toda una reivindicación de la labor del docente, un blog en el que cada invitado cuenta cómo aprendió a leer, quienes fueron sus maestros y qué recuerdos guarda de esos hechos, o de los libros que leyó, de cómo llegó hasta ellos: Yo aprendí a leer.

Mi historia, como la de cualquiera, tiene tintes muy personales. Pueden leerla aquí. Y sí, el que aparece en la foto soy yo cuando tenía once años.

Anuncios

7 comentarios en “Enseñar a leer

  1. Santi, yo creo que es importante detectar qué temas le gustan al lector, en este caso las personas a quien te gustaría hacer leer más… una vez que se detecta qué tipo de lecturas te “atrapan” es mucho más estimulante leer… a mi me pasó que yo no leía casi novelas porque me aburrían desde un principio… y entonces mi mente volaba cuando yo hacía como que leía las letreas que no me decían nada… y es que no estaba leyendo algo interesante para mi… luego cuando descubrí cierto género que me cautivó desde el inicio sentí que ese era el camino de mis mejores lecturas, y así ha sido… no creo que tengamos que leer “a fuerza”, porque la lectura se tiene que disfrutar -a menos que estés leyendo por estudio o trabajo-… yo leía “clásicos” rebuscados cuyo lenguaje anticuado me abrumaba, me aburría… hasta que comencé a leer libros cuyos temas me mueven… en fin…esa es mi perspectiva…

    Le gusta a 1 persona

  2. Ah, se me olvidaba… un libro que leía porque era un libro “obligado” por su importancia literaria pero que no me latía realmente lo leía en mucho tiempo… pero en cambio los libros que yo leo ahora, esos que realmente me gustan los puedo leer en muy muy poco tiempo, porque me la paso deseando que llegue el momento de continuar la lectura, pues realmente me gustan…

    Me gusta

  3. Yo acortaría la frase: “la dificultad de enseñar el amor”. Claro que tampoco es obligatorio enseñar el amor, ¿o sí que lo es? ¿y es difícil? Hummm.

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s