Al otro lado del espejo

Es inquietante. Los paisajes más hermosos que el ser humano es capaz de fotografiar, desde los ángulos más inverosímiles, perspectivas solo posibles con la extensión óptica que proporciona la máquina de fotos: el mar batiendo los acantilados, la bruma de un amanecer de invierno a la orilla de un lago, la pálida extensión de un campo de trigo.

Imagen de un lago
Foto: Dustin Scarpitti

Imágenes de una belleza exasperante, una cicatriz que duele, porque contienen la posibilidad que no se cumplió, el deseo interrumpido antes de expresarse, una mera cuestión de tacto —su recuerdo hecho realidad alguna vez—, sentidos que se pierden en un vacío inánime.

Me inquieta que en medio de tanta belleza nunca aparezca un hombre, una mujer, como si la ausencia fuera la condición causal de esa misma belleza. Y sin embargo la mujer, el hombre, siempre está ahí, detrás del objetivo. Al otro lado del espejo. Su único testigo posible.

Anuncios

3 comentarios en “Al otro lado del espejo

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s