Lo que no cuentan las fotografías

Imagen de frutas en conserva
Drops. Foto: Paula Gimeno (CC BY-NC-ND 2.0)

Las fotografías son señales en el camino, palitos que se rascan en la pared de lo que nos encierra, el afán, el deseo, el objetivo o la simple observación de las cosas. Pero no lo dicen todo: cuando las contempla un desconocido —o incluso alguien que te conoce— ve una parte de lo que enseñan, solo colores, formas, un perfil.
En todas las fotografías hay un misterio, o varios. Ese desconocido tiene volúmen literario, encierra palabras y éstas, a su vez, combinaciones que fermentan hasta convertirse en historias.
Y tienen poesía. La retina del poeta es una máquina fotográfica y, al mismo tiempo, un envase de cristal donde el recuerdo macerado se transforma en una conserva dulce, salada, amarga, que se derrama en el papel en blanco, dejando otra huella, otra fotografía, casi nunca fiel al instante original, pero tan real como aquel.

Anuncios

2 comentarios en “Lo que no cuentan las fotografías

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s