Patio interior

Imagen de Cadiz
Foto: Santiago Pérez

La pared frente a la ventana no es la misma
Hace treinta años parecía asequible pero ahora
se ha convertido en un muro cuyo envés
invisible causa cierta inquietud resignada

Todo era ir al encuentro, superar la barrera
hasta la libertad necesaria para enfrentar
lo no conocido, para despertar a una noche de amor
envuelto en la luz lechosa de la madrugada

Vinieron otros muros, el permanente reto hecho vida
un salto tras otro caer, alzarse, alcanzar el siguiente
horizonte de piedra. Hasta que agotadas las fuerzas
la pared frente a la ventana fue ya infranqueable

Entonces vivir atrapado en el laberinto de viejos caminos,
aprender a sentarse, parar el tiempo, cerrar los ojos,
escuchar cómo canta el pico volador, el grito tribal del viento
y la voz del otro. Abrir los ojos: El muro ya no existe.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s