Poemas invisibles

Imagen de un charco
Foto: FXW (CC BY-SA 2.0)

Leo otra vez viejos poemas anotados
y no me dicen nada, como si hoy
estuviera el corazón anegado o disuelto
en la indiferencia. La emoción
diluida de la primera lectura
es ahora un reflejo de palabras muertas.
Sé que me engaño. Junto a éstas,
sin anotar, resuenan otros versos,
los desapercibidos, los un día invisibles
cuando la ceguera, las prisas o el persistente
fulgor de lo recién leído los cubrió de sombras.
Extraña magia tienen las palabras, incapaces
de vivir solas, como nosotros siempre necesitadas
de unos ojos que las entiendan y las acompañen
un trecho del camino. Luego vuelven a su reposo
a la espera de otras vidas que las descubran
y las atrape el tiempo breve de unos pasos.

Será por eso la ternura de los charcos
en días turbios tierra, los azules cielo.

Anuncios

9 comentarios en “Poemas invisibles

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s