Murmullos

Murmullos
Foto: Wendy Morgan

Oír lo que dice el corazón. Lo que dice en voz alta es lo que nos gusta escuchar. Lo que dice en murmullos es eso que no nos gusta de nosotros mismos. Nos lo decimos en voz baja con la esperanza de no hacernos caso. A nadie le gusta mirar su lado oscuro.

Hay quienes piensan que la literatura es una vía de escape de la realidad porque construye tramas y personajes alternativos en los que el lector y el autor se pueden sentir más felices. La identificación con el héroe, con la heroína. Esto es querer ser otro mejor que uno mismo, aunque tiene la desventaja de que sólo es realizable de manera fantástica e irreal. Dudo que tenga la suficiente fuerza como para motivar a alguien a hacer viable esa fantasía. Y además pienso que es un mecanismo que, salvo contadas excepciones, otorga un papel inferior a la literatura como obra de arte.

Prefiero remar a la contra, rastrear en la literatura lo que no me gusta ver, ni en los demás ni en mi mismo. Les aseguro que no soy masoquista ni me gusta sufrir, pero tampoco me gusta el autoengaño. Busco esa literatura que funciona como trampa de alimañas, como artefacto en cuyos personajes queda atrapado lo peor del lector y del autor. Al mirarnos en ellos, por ejemplo en el Julian Sorel de Stendhal, en el más compasivo pero no menos ácido Leopold Bloom de Joyce, en el patético e hilarante Alonso Quijano de Cervantes, al reconocernos en parte en ellos, nos sentimos más humanos, descubrimos el lado más frágil de cada persona, de nosotros mismos, nuestra debilidad. Nadie se libra de poseer su gramo de sordidez, de locura o incluso vileza. Para admitir sin ambages, sin retórica, que en cada uno de nosotros existe el mal se necesita valor, una virtud opuesta a la cobarde táctica del avestruz.

Es probable que la mayoría de las grandes obras de la literatura de todos los tiempos lo sean porque se han esforzado en entender y describir los mecanismos y la naturaleza del mal. Y la literatura actual en contarnos cómo el mal resulta siempre vencedor de ésta partida.

Foto: Wendy Morgan

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s