Una estrella literaria

La red social Goodreads tiene un sistema de calificaciones que funciona con estrellas. Cada lector puede votar sus libros en un abanico entre una y cinco, entendiendo que una estrella es que le gustó más bien poco y que cinco es que leyó una obra deslumbrante. Es un sistema simplón pero muy efectivo para saber qué piensan los amigos acerca de libros que podrían ser interesantes para leer.

Lo que echo en falta en goodreads es un sistema para valorar las relecturas. Tengo el convencimiento de que una obra literaria ha alcanzado —para mí al menos— la categoría de arte, cuando siento el deseo reiterado de volver a leerla. Así, hay algunos textos, no solo poesía, también prosa, a los que vuelvo a menudo. Estos textos tienen un poder de atracción irresistible a pesar de que conocer ya su argumento. Pero en ellos lo importante no es la historia, sino cómo ésta contada, la descripción de lugares desconocidos, el carácter de sus protagonistas, la fascinación de entender, o no, su comportamiento, el placer de la conjunción y elección de la palabra, el sueño ideal que forjé al incorporarme a esa creación.

La primera relectura tiene mucho de curiosidad renovada y no es difícil que se convierta en decepción, una decepción parecida a la que nos produce una persona de la que no esperábamos la apreciación vulgar que acabamos de oir o ese comportamiento mezquino que la desacredita ante nuestros ojos.

Lector
Foto: Julian Ortiz (CC BY-NC-ND 2.0)

En caso contrario me siento igual que si hubiera encontrado un objeto precioso de valor incalculable, un objeto del que no me desprenderé jamás, cuyas palabras me acompañarán como esos amigos a los que se recurre cuando se atraviesa un momento difícil y sabemos que no nos fallarán nunca.

Hay pocos libros así. Encontrarlos no depende sólo del propio texto. Es necesario que el lector apueste su vida en esas palabras que un desconocido escribió un día sin llegar a saber el profundo efecto que causaría en determinadas personas.

No todas las obras literarias se enlazan igual con la vida de sus lectores, hay un elemento personal e intransferible que depende del carácter de quien lee, de su experiencia, de su sentido de la vida, que lleva a estas obras a una extrema originalidad, que las hace irrepetibles para quienes tienen la suerte, el valor y el empeño, de descubrirlas.

Me encantaría saber cuáles son, para los lectores de éste blog, esos libros a los que siempre vuelven.

Anuncios

10 comentarios en “Una estrella literaria

  1. Me parece una muy buena observación. Yo también utlizo de vez en cuando goodreads, y las estrellas, aunque ayudan en muchos casos, podrían ser adecuadas también para, como dices, aquellos libros que gustan de volverse a leer. Yo entonces pondría los que han venido a mis manos una y otra vez:

    Cien Años de Soledad, El Arbol de la Ciencia y Madame Bovary.

    Me gusta

  2. No soy lector de relecturas porque creo que cada libro tiene su momento y su lugar, que lo hacen único. Sinembargo no he podido resistir la tentación de repetir dos veces más la lectura de ‘La lluvia amarilla’, de Julio Llamazares. Y tengo la convicción de que lo volveré a hacer en algún momento. Es un libro que me produce una enorme serenidad. Pura literatura. http://bit.ly/1Sfq5IZ

    Un saludo.

    Me gusta

  3. Recorro al azar algún cuento de Cortázar (Queremos tanto a Glenda es uno de mis libros favoritos) y cualquier página de Borges (ficciones, quizás) y mi amada Marguerite Yourcenar a quien retorno en Alexis, Como el agua que fluye o El tiro de gracia.

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s