Ostras

John_Constable
John Constable / Coastal Scene with Cliffs / Google Art Project / Dominio público

Caminaban en silencio, felices, por el viejo muelle que ya no servía para el atraque de los barcos, restaurado con esmero como paseo para turistas. La calle más animada del pueblo, con sus orillas escoltadas por bulliciosos bares y tucanes que invitaban a beber cerveza, empezaba, o terminaba, según, en aquellos remozados muelles. Protegidos por los cantiles de piedra de un mar que hervía a punto de marejadilla, bajo el tímido sol de la tarde de agosto, los cisnes blancos nadaban orgullosamente erguidos, con la lentitud y la elegancia pasada de moda de un archiduque báltico. Se hicieron fotos junto a las aves, prontas a emigrar, como ellos, hacia sus cuarteles de invierno.

Después caminaron hasta el arco de los españoles y miraron con envidia las puertas del restaurante estratégicamente situado al otro lado, sus muros de piedra medieval y sus carteles anunciando en tizas de colores ostras, aunque aún no había empezado la temporada. Nunca las habían probado, pero el dinero no les alcanzaba para darse el gusto. Intercambiaron una sonrisa, se dieron la mano y siguieron caminando. Apenas quedaban cuatro o cinco casas más a ese lado del arco, las supervivientes de un antiguo poblado de pescadores. Tal vez las casas que acogieron a los náufragos del orgullo español derrotado por los elementos, es decir, por sus estúpidos gobernantes henchidos de soberbia y ansias de poder. Tomaron el camino de vuelta.

El sol descendía más allá del arenal, en la linde del pueblo. Hombres y mujeres de piel blanca y pecosa, enrojecida por el sol, caminaban por la playa, que se alargaba en paralelo a la carretera que lleva a Rossaveel. Un sol amarillo, bajo las nubes grises de la última tormenta, llenó de sombra las islas a la entrada de la bahía. Al llegar de nuevo al bullicio de los bares, entraron en The Quays, donde dieron buena cuenta de sendos platos de cabrito asado con verduras y otras tantas cervezas negras, que brillaban bajo las luces del pub como el colorido arcoiris de los tucanes.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s