Una prostituta inmortal

Lo primero que uno se pregunta al acabar de leer Nana, la novela de Emilio Zola, es ¿realmente existió ésta prostituta de lujo en el París en la segunda mitad del siglo XIX? Lo siguiente me lo he estado preguntando a lo largo de toda la lectura: ¿Qué tenía esta mujer que volvía locos a marqueses, príncipes, condes, mayordomos, periodistas o actores ¿Qué precioso tesoro dispersaba, como polvo de oro, en su mirada, en su piel, en su voz, en sus caricias, en sus besos, en su manera de moverse y de tratar a los demás?

Zola da algunas claves, poco a poco, para no desquiciar al lector con el comportamiento no sólo de ésta dama, sino también de cualquiera que se acerca a ella y que, de inmediato, acaba transformado y trastornado, a veces sin remedio. Nana es una mujer procedente de las capas más humildes de la sociedad que encuentra en el teatro una puerta abierta para codearse con el amplio espectro social parisino de la época. Su belleza encandila a todos. Y probablemente también les encandila esa inocencia infantiloide descrita por Zola que es característica de la ignorancia. Nana es una niña grande, caprichosa, vanidosa, que ha aprendido cómo dominar a los hombres que la desean. La motiva la vanidad, la admiración de su propia belleza, con la que se excita a sí misma cuando se regodea al mirarse en el espejo, narciso femenino.

Nana
Retrato de Nana realizado por Edouard Manet / Dominio público

Sin embargo, Nana, tan conocedora de la pasión y de cómo beneficiarse de quienes se ven trastornados por la fuerza de este sentimiento, no sabe lo que es amar. Lo más parecido que conocerá al amor en su vida es la relación lesbiana que mantiene con otra prostituta, Satin, y el contacto esporádico con su hijo, cuya crianza confía a una tía. Esto hace de ella un ser incapaz de comprender las consecuencias de sus actos más allá de su propio beneficio o de entender el enorme poder que el amor tiene para construir y destruir al otro. Pero, Zola lo recalca en más de una ocasión, en el fondo es buena muchacha. Sin embargo, esa ignorancia de los efectos del amor y el desamor, esa continua autocomplecencia narcisista, tiene efectos atroces en los demás. Ya se sabe, no conviene acercarse demasiado al sol. Es una novela realmente brutal en este sentido.

También es brutal la descripción de las redadas de rameras que hacían los gendarmes en los bulevares parisinos, la corrupción de la policía, la violencia machista descrita con descarnada crudeza. Como contrapartida, cuenta con cariñosa ironía el encanto ruinoso y selvático del teatro de variedades en la época, narra con maestría el espectáculo social de las carreras de caballos en el Bois de Boulogne, y revela la escalofriante frialdad de la Iglesia cuando maneja la zozobra vital de sus propios creyentes.

Tras leer la obra veo en el artículo que le dedica la wikipedia que el autor francés, principal exponente del naturalismo literario, pretendió narrar en una veintena de novelas los efectos que la herencia genética tiene en el comportamiento de los miembros de una familia ficticia, Les Rougon-Macquart, a lo largo del tiempo. Nana es una de las novelas de la serie. Para el personaje de la prostituta que puso patas arribas a todo París, Zola se habría inspirado en algunas meretrices de lujo que había conocido en el teatro de variedades. De modo que Nana solo habría existido en su imaginación. Desde entonces vive.

Anuncios

Un comentario en “Una prostituta inmortal

  1. […] Nos ayuda también el detalle que más me llamó la atención de todo el anuncio, el folletín con la novela Nana de Emile Zola, que fue publicada en Francia por primera vez en 1880. Y una última observación, ¿tan preocupado […]

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s