Libros contracorriente

¿Por qué contracorriente? Entre otras razones porque no son novedades editoriales. Ninguna editorial me envía libros gratis a mi casa para que, a cambio, los comente en mi blog, así que he elegido un puñado de títulos que regalaría con los ojos cerrados a mis seres queridos, a mi familia y a mis amigos, en contra de la corriente de novedades que fluye por el mercado en estos días pre navideños. Ya saben: todo el mundo comprando los mismos libros, todo Dios leyendo el mismo título el día de Reyes como si a todos les hubieran puesto la misma corbata de rombos rojos y azules o el mismo pañuelo malva y eso. A mi en estos días me gusta más la literatura pret-a-porter, por así decirlo, y también un tanto protestona e inconformista.

Son libros que leí al menos una vez y forman una lista que sirve asimismo como bliblioteca básica para días de invierno. Por supuesto, usted, como lector, puede hacer la suya propia. Lo normal es que ya la tenga más que redactada, porque cada lector es único e intransferible, así que esta que sigue es también una lista un tanto inútil, como tantas cosas que producen felicidad.

El amor natural. Carlos Drummond de Andrade. Poesía erótica. Esta colección de versos fue publicada de manera póstuma por los herederos del poeta brasileño y es una celebración del sexo sin tapujos ni remilgos. Para leer en la cama bien acompañado. Caliente.

El contrario de uno. Erri de Luca. El escritor napolitano, que acaba de ser absuelto por los tribunales en Italia de incitación al sabotaje, reúne en éste libro algunos de sus relatos cortos en los que no falta el alpinismo y una constante reivindicación de la justicia como conquista. Breve, hermoso y rebelde.

La bestia del corazón. Herta Müller. La vida en Rumanía durante la dictadura comunista de Ceaucescu. La escritora, ganadora del Nobel en 2009, describe con maestría los silenciosos mecanismos de auto-represión que es capaz de provocar una dictadura. Literatura para prevenir la traición y sus atajos invisibles.

Las ratas. Miguel Delibes. Hubo un tiempo no muy lejano en el que en España se vivía en cuevas y se comían ratas de agua. Delibes escribió siempre de una manera tan sencilla como transparente. No olvidar, conservar la memoria, para saber a dónde no regresar.

libros.jpg
Foto: LubosHouska / Pixabay (CC0 Public domain)

Aproximaciones a Gaudí en Capadocia. Juan Goytisolo. Descubrir la cultura de la otra orilla del Mediterráneo en la palabra del escritor barcelonés es subyugante y esclarecedor. Cuatro viajes convertidos en cuatro textos maravillosos e iluminadores. Un libro contra la cerrazón de las fronteras, contra la Europa orgullosa y soberbia.

Partirás al amanecer. Wole Soyinka. El primer escritor africano en conseguir el premio Nobel (1986) cuenta en estás memorias la crónica de la actividad política que ha realizado en su país, Nigeria, dónde ya era admirado por su actividad literaria y teatral. La defensa de la democracia tiene a menudo un coste personal muy alto que incluye el exilio y la persecusión. Soyinka deja testimonio escrito de ello.

Mientras agonizo. William Faulkner. Algo tan sencillo como un funeral se complica hasta el humor negro. La tradición convertida en tozudez, la tozudez transformada en peligro, la autoridad desafiando a la lógica. Faulkner (Premio Nobel en 1949) escribió en quince semanas esta obra de arte universal. La descripción de cómo el ser humano es capaz de convertir la realidad y sus convenciones en un absurdo.

La broma infinita. David Foster Wallace. Sí, ya sé que es una novela larga, muy larga. Sólo por esa razón, ya me parece contracorriente, como En busca del tiempo perdido de Marcel Proust, que he estado tentado de incluir en esta lista. ¿Qué más da leer diez libros de cien páginas o uno de mil? Foster Wallace, como todos los buenos escritores, ve donde los demás no ven. Las adicciones como nunca antes las habías visto. Si te va la literatura fácil y super divertida, ni te acerques. Quema.

Artefactos. Nicanor Parra. Creo que se reunieron por primera vez en libro en las Obras Completas y algo más. Impactantes. Cada objeto, a menudo simples bandejas de cartón de esas en las que se sirven pastelitos o canapés, contiene un aforismo del poeta chileno. Frases breves de usar y tirar que se quedan impregnadas en la piel, como tatuajes inolvidables.

Todos los monos del mundo. Roger Wolfe. Para cerrar la lista, esta colección de textos cortos del poeta británico afincado en España. Vitriólico, descarnado, cianuro en pequeñas dosis para irse acostumbrando al veneno. Un libro para inconformistas permanentes.

Como ven, el resultado no responde a ningún criterio temporal, de estilo, género, geográfico, temático, académico o de cualquier otra índole, a exepción de mi gusto más personal.

¿Y ustedes? ¿Qué libro contracorriente recomendarían? ¿Por qué ese y no otro?

Anuncios

11 comentarios en “Libros contracorriente

  1. Lo terminé hace poco y todavía estoy “impactado”. Oscuro bosque oscuro, de Jorge Volpi.
    No conozco a todos los autores que recomiendas, pero los que conozco me incitan a acercarme a los demás. Me paunto unos cuantos.

    Me gusta

  2. Bueno Aquí, desde luego, aparecen muchos libros para leer. Un libro que he leído hace poco y me ha llamado la atención es “Hambre” de Knut Hamsun, Un noruego que fue premio Novel en 1920 y apoyó a los nazis. También me gustó “Intemperie” de Jesús Carrasco; debe de ser la única novela que tiene editada.

    Un saludo.

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s