Iceberg

Decían que el Titanic tuvo
compartimentos estancos
para detener el naufragio.

En las etapas sumergidas, ahogadas,
flotan cadáveres mansos
que miran fijamente
con los ojos abiertos
algún punto entre ellos y tú,
alguien —crees imaginar—detrás
de ti.

El hilo azul que te ensarta
inmóvil, sale de estos ojos
hasta un lugar invisible
donde la carne desgarrada,
tu espalda, calienta un iceberg
que nadie quiere retirar.

Las ratas se ríen,
es mentira que abandonen
primero el barco,
esperan ver la sangre congelada
la mirada gelatina turbia
el cadaver que flota
tu ojo de pez.

Anuncios

7 comentarios en “Iceberg

  1. Je, je! La verdad. es que el ambiente es escalofriante. De todas formas, sobre poesía de terror, a parte de “El cuervo” de Edgar Allan Poe, poco he leído y sí me parece interesante. Ya iremos aprendiendo.

    Un saludo.

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s