Retrato no oficial de Don Miguel de Cervantes

Cervantes
Foto: Pixabay/CC0 Public domain

La mirada triste, las ropas gastadas y raídas, la melancolía en los labios, el surco añoso en la frente castellana, las mejillas atezadas, los bigotes a la moda, la vieja dignidad de la espada, el pelo desordenado, ralo ya, las pupilas brillantes y luminosas, la piel seca, la austera severidad de los huesos —visible en la ansiedad de los pómulos—, el presente con trazas de derrota, el pasado hambriento, el cansancio de los años. La palabra consuela siempre, aunque sea mentira. La conciencia del olvido, la muerte. Nosotros, quienes lo recordamos, quienes lo leemos.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s