Sobre la mirada de Seelig

¿Qué hizo singulares los largos paseos de Robert Walser? Para el escritor suizo, su propio disfrute, sin duda. Para nosotros, la observación que hizo de ellos y la forma de contarlos que tuvo Carl Seelig, el acompañante ocasional que quiso dejar constancia por escrito de aquellas largas caminatas.

Robert Walser by Arturo Espinosa
Robert Walser – Dibujo de Arturo Espinosa (CC BY-NC 2.0)

A cualquier persona le resultaría más o menos indiferente el paseo de un desconocido. Es el genio de Seelig, su particular e individualísima forma de mirar y de contar, lo que atrae al lector. Construye con sus silencios y sus reacciones, a veces intempestivas o infantiles, parte del perfil personal del autor de El ayudante. Digo parte porque, al mismo tiempo, levanta en torno a su figura un aura de misterio. Todos los seres tienes zonas oscuras, inexplicables o inexpresables.

El talento está en saber mostrar el hueco sin adentrarse en él.

Anuncios

Un comentario en “Sobre la mirada de Seelig

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s