Cerezas, versión

Hermoso don esconden las cerezas
al abrirse en tu boca como chispas
y hacer saltar la banca de tu lengua
con una sola apuesta roja y tibia

Placer oculto de buscar sus besos
entre los labios tiernos de la tarde
y en el feliz gemido descuidarte
como una luz herida por tus dedos

Hermoso don regalan las cerezas
cada fugaz caricia de sus flores
es un surco suave de certezas

una piel convertida en pentagrama
donde muerdes tus dientes como fiera
acechante en los pliegues de mi cama


Si les apetece, pueden leer la versión anterior de este soneto (2013) en este enlace.

Anuncios

4 comentarios en “Cerezas, versión

  1. Me dejas, una vez más, desarmada de palabras. Más punzante se adentra la versión en negro – para mí -, pero la chispa rojiza que tiñe tus versos renovados resulta más coherente, redondea la sensualidad estética de lo jugoso entre los labios. O en los pliegues de una cama.
    Es mi humilde opinión sobre las torres de placer que construyen tus versos.

    Me gusta

  2. En mi opinión, la segunda versión mejora el poema. Me parece musicalmente más armonioso y los cambios de algunos versos, acertados. Las metáforas, ahora, parecen venir felizmente a tu encuentro. Antes, parecìa que quisieras arrastrarlas con una cuerda, quizás porque necesitabas, o deseabas, una imagen más contundente, o más recia (hambre, hueso). En la segunda versión, el deleite crece, se expande y se niega a diluirse. Muchas gracias, Santiago.

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s